opinión

Reacciona y Actúa: Hacia un sistema de pensiones más justo

Las pensiones siempre son tristemente noticia en periodo electoral. Y digo tristemente porque en los últimos días hemos visto como tanto el PSOE como el PP han hecho mención al tema que nos ocupa en el presente artículo con informaciones que son preocupantes. El Partido Socialista a través del Secretario de la Seguridad Social, Octavio Granados, puso encima de la mesa un debate completamente parcial sobre las pensiones cuestionándose las pensiones de viudedad. Y el problema es que no solamente se refiere a las pensiones de viudedad sino a todas aquellas que no tengan en rigor un criterio estrictamente contributivo. Está claro que lo que están intentando es tratar el tema de las pensiones troceando el debate y sin atacar directamente el problema. Por su parte, el Partido Popular, a través de Daniel Lacalle, ha hecho unas declaraciones que modelan desde hace tiempo el mantra de la derecha: hay que recortar el sistema de pensiones, alargar la edad de jubilación y establecer más años de cotización. Todo ello por supuesto adornado de una serie de estudios supuestamente demográficos y supuestamente económicos que llevarían a la conclusión de que el sistema de pensiones en España es inviable.

Desde Actúa partimos de la base de que el sistema de pensiones públicas es una de las claves para establecer un estado del bienestar. Las personas mayores que han dedicado una buena parte de su vida a trabajar y construir el país tienen derecho a una pensión digna una vez que su vida activa, laboral ha finalizado. Tenemos claro que el sistema de pensiones hay que pensarlo globalmente y para ello hay que tener en cuenta cuál es el sistema de cobertura que se prevé puesto que va a definir en gran medida la financiación que esa cobertura precisa. Nosotros creemos que para abordar el tema del sistema de pensiones hay que hablar en primer lugar de financiación, es decir, cómo se obtienen los ingresos necesario para sostenerlo. Tanto las reformas laborales del Partido Socialista como las del Partido Popular y la gestión de la crisis que se ha hecho a través de la devaluación de los salarios ha hecho que las cuentas públicas en materia de seguridad social, es decir las cotizaciones que deben servir para pagar el sistema público, se hayan visto mermadas porque los salarios han disminuido de forma muy importante y como consecuencia lógica se ingresa cada vez menos en la caja única de la Seguridad Social.

Para abordar el tema de la financiación debemos comenzar hablando de la lucha contra el fraude. En España tenemos cerca de un 25% de la economía sumergida que no cotiza a hacienda ni la seguridad social. Del mismo modo, muchos trabajadores realizan horas extraordinarias que tampoco cotizan y que se intentaron revertir con la obligación de fichaje que el PSOE ha intentado hacer a través de un decreto y que ha resultado absolutamente inútil. Es necesario que los salarios suban, si no se incrementan y se incrementa por tanto la cotización va a ser complicado que tengamos una recaudación que permita sostener el sistema de pensiones. Por otra parte, nos planteamos que el sistema de pensiones tiene que financiarse también a través de otros impuestos que tienen que ver con las nuevas tecnologías, con nuevos sistemas de trabajo, impuestos a grandes fortunas… en definitiva redistribuir la riqueza hacia el sistema público.

Por ello creemos que a la hora de hablar de financiación tenemos que tener en cuenta tanto la financiación a través de la cotización como la financiación mediante un sistema de  impuestos que permita sumar a las cotizaciones la cantidad suficiente para armar un sistema de pensiones digno. Aumentar la edad de jubilación no es ninguna solución porque uno de los problemas de nuestro país es que tenemos una población activa muy envejecida y una población joven con trabajos muy precarios a pesar de que es la generación mejor formada de nuestro país. Tenemos la obligación de rejuvenecer el mercado activo de nuestro país y de dar entrada a muchos jóvenes con salarios dignos que hoy están en el paro, han salido del país, o perciben salarios muy bajos que les abocan a ser trabajadores pobres.

Finalmente, consideramos indispensable establecer el papel que debe tener el pacto de Toledo porque en este marco se pueden debatir y consensuar medidas que hagan que el sistema sea viable y estable. No es de extrañar que las dos reformas del Partido Socialista, alargando la edad de jubilación, y la del Partido Popular, que estableció el criterio de sostenibilidad, se hayan hecho fuera del marco del Pacto de Toledo. Habría que derogar esas dos reformas que no contaron con ningún tipo de consenso y empezar a hablar de futuro, de ingresos, de sistema de cobertura y de dignidad. Sin lugar a dudas debemos de seguir avanzando en un sistema de protección que es básico y que viene recogido en nuestra Constitución.

Related posts

Reacciona y Actúa: Un nuevo contrato social

Montserrat Munoz

Leave a Comment